2015/06/26

HERRI ORDENANTZAK (1757)


antzuola bilaketarekin bat datozen irudiak
 Herriko etxea

Edozein giza komunitateak behar du elkarren arteko bizitza ona bermatzeko errespetatuko diren legeak sortzea. Hala, Antzuolak ere bereak adostu behar izan zituen denboran zehar, egoera bakoitzari egokituz. Hona 1757an egindako ordenantza batzuk, Esteban Manuel de Agirre alkate zelarik.

Jatorrizko dokumentuak zera diosku:

"Esteban Manuel de Aguirre, alcalde y juez ordinario de la villa de Anzuola… por lo que toca al buen gobierno de ella, mando a todos los vecinos y moradores de la misma villa que guarden y cumplan las cosas siguientes:

1º. Que ninguno blasfeme de Dios Nuestro Señor, ni jure sin necesidad so las penas de las leyes reales…
2º. Que no pesque con redes prohibidas, ni en tiempos vedados…
3º. Que no se puedan cazar perdices, ni tomar huevos desde el día de Ceniza hasta Santa Cruz de Septiembre, pena de dos mil maravedís por la primera vez, por la segunda doblado y por la tercera al arbitrio del juez; y que tampoco se puedan cazar en tiempo de nieves con ningún género de instrumento de caza…
4º. Que desde el día de Santa Cruz de mayo hasta el día de San Ignacio no se cazen liebres… ni en tiempo de nieves con ningún género de instrumento.
5º. Que ninguno jure contra lo dispuesto por dichas leyes reales, que se ejecutarán con todo rigor…
6º. Que ninguno ande de nieves con armas, con escopeta, pistola, carabina, parquero, lazo, palo ni otras armas ofensivas y vedadas en esta dicha villa… en el invierno desde las ocho de la noche en adelante, pena de diez días de cárcel; y en el verano desde las nueve horas de la noche dada la campana de la queda en adelante con la misma pena y perdimiento de las armas y quinientos maravedís por cada uno y vez y de que serán castigados por todo rigor de derecho.
7º. Que limpien y desembaracen los caminos reales y vecinales que estuvieren al parejo de sus casas y heredares, de zarzas, tierras, árboles, aguas y demás embarazos dentro de ocho días primeros siguientes pena de cada doscientos maravedís, con más lo que tiene decretado nuestra madre la Provincia y que se harán limpiar y quitar las aguas de los caminos reales y vecinales a costa de los omisos.
8º. Que por evitar robos que hacen de días y noches en las heredares, parrales, frutales y montes, mando que ninguna persona sea osada en entrar en heredares ni frutales algunas ni del concejo a cortar robles ni otros árboles pena a discreción del señor alcalde por cada uno y vez, y de que serán castigados conforma a derecho…
9º. Que ninguno tengas en las iglesias ni ermitas vestidos, ropas y linos, arcas ni otras cosas profanas pena de quinientos maravedís por cada uno y vez…
10º. Que tengan las calles públicas limpias y cada uno haga limpiar las que caen delante de sus casas so pena de doscientos maravedís por cada uno y vez.
11º. Que no haya revendedores de trigo ni otros frutos, ni mercadurías…
12º. Que ningún arriero salga de esta villa sin oír misa los días de fiesta; y los jornaleros habiéndola oído, y los naturales asistan guardando el día de pecepto, pena de quinientos maravedís…
13º. Que los vecinos y moradores de esta villa, en todas las ocasiones que hubiere procesiones, ninguno se sea osado de sacar el ganado de cerda; antes bien las tengan encerrados bajo de la pena de doscientos maravedís…
14º. Que el tabernero que es y fuere de esta villa a ninguna persona admita en conversación ni juego después de dadas las avemarías en la casa concejil ni en las huertas so pena de quinientos maravedís y tres días de cárcel por los que así admitiere y a los que se encontraren en dicha taberna y huerta después de las avemarías serán multados a dirección del señor acalde…
15º. Que el mismo tabernero… ninguna persona admita jugando a la baraja ni otro juego los días domingos, fiestas de oír misa en la casa concejil y taberna de esta villa, ni en la huerta de ella, pena de quinientos maravedís y dos días de cárcel… Así bien a los que se encontraren jugando… serán multados con doscientos maravedís y tres días de cárcel…
16º. Que ningún tabernero de esta villa… desde las ocho horas de la noche dada la campana de la queda en el invierno, y desde las nueve horas de la noche en el verano no de vino a ninguna persona sí no es que sea en extrema necesidad, pena de quinientos maravedís.
17º. Que ningún vecino ni morador tenga en su casa jugando ni en conversación después de las dichas horas vedadas a persona alguna, pena de quinientos maravedís…
18º. Que el tabernero… no dé vino al tiempo de misas mayores, pena de quinientos maravedís.
19º. Que el mesonero de esta villa dentro del tercero día de la publicación de ésta, acuda al ayuntamiento a tornar el arancel.
20ª. Que ningún hombre ni mozo  soltero fume tabaco de hoja en la plaza pública y calles de esta villa pena de lo decretado por esta provincia.
21º. Que ningún hombre ni mozo  soltero juegue en los soportales de la casa concejil de esta villa y plaza pública y calles de ella…
22º. Que ningún mozo ni moza al tiempo de las fiestas y danzas, ni antes ni después se atrevan a danzar en los soportales ni de estar en conversación, ni jugando los mozos con mozas. Y caso que quieran danzar los mozos en dichos soportales se retiren las mozas. Y caso que quisiesen danzar las mozas en los soportales se retiren los mozos…
23º. Que ninguno juegue a bolos por la mañana hasta que se acaben las funciones de iglesia; y en la tarde desde las dos horas de la tarde así bien hasta que se acaben las funciones de las dichas iglesias.
24º. Que ningún vecino ni morador se atreva a cortar argoma en los parajes donde están plantados plantíos de robles para esta dicha villa… pena de quince reales de vellón y tres días de cárcel…".

Iturria: Gipuzkoako (Oñatiko) Protokoloen Artxibo Historikoa