2014/07/05

GORPU EDO HILOTZ BAT BERE HILKUTXAN AURKITU DA ...



Albiste bitxi batekin gatoz honetan, Bergarako bidean, baina Antzuolako udalerrian dagoen Igeribar-Azparrundi baserri parean, beraz, garai bateko errege-bidean, nola hilotz bat aurkitu zuten. 

Alkateak albistea jakin orduko, herritar batzuekin bertara joan, eta zauriez betetako hilotza zela ikusita, hildakoa eta bertan hilotza lagatakoak identifikatzeko lanak hartu zituen, horretarako abokatu eta gainontzeko ordezkarien laguntza izanda.

Hilotza bide bazterrean lagatakoak identifikatu zituzten, baita herriko kartzelara ekarri ere. Galdeketa egin eta egoera argitu omen orduko askatzeko agindua etorri zen.
 
Igeribar-yuso edo behekoa baserria. Eskuman, errege-bidea. Hemen azaldu zen hilotza.

Ez dakigu zeintzuk izan ziren atxilotuak, bai, ordea, hildakoa: Gabriel Bernardo de Elcano y Ugarte. Ez dakigu nongotarra zen bera, izan ere dokumentuak ez du horretaz ezer esaten; ezta elizako agiritegiak ere.

Irakur dezagun dokumentuaren testua:
"Sobre una caja que se encontró sobre la casa de `Igueribar yuso´, y en ella puede haber cadáver”.


1689ko apirilaren 17an udal agiri honetan adierazten da albiste bitxi hau.
 (Antzuolako udal akordioen akta liburua. Artxibo Historikoa)

"... El Alcalde propuso… como el día cuatro del corriente mes y año (04/04/1689) llegó la noticia a su merced que en la jurisdicción de esta villa, y puesto de sobre la casa solar de `Ygeribar de yusso´ se hallaba una caja y en ella se presumía algún cadáver. Y su merced, habiendo llegando a reconocer lo que había en ella a dicho puesto, en uno con algunos vecinos de esta villa, y de mi el dicho escribano… se halló en dicha caja el cuerpo de D. Gabriel de Elcano y Ugarte, muerto y amortajado con algunas heridas. Y sobre la materia habiendo comunicado con diferentes abogados de lo que se podía obrar, en su acierto habían sido de parecer que se recibiesen informaciones y se hiciese entrega del dicho difunto, y contra los que resultasen haber conducido y puesto en esta dicha jurisdicción el dicho cadáver, se despachasen las requisitorias necesarias como en efecto había puesto en ejecución. Y con vistas de de dicha requisitoria el Sr. Corregidor de esta Provincia de Guipúzcoa había despachado su mandamiento en forma contra las personas que resultaron ser cómplices de dicha conducción, para que los ministros de su merced prendiesen y en efecto los bienes de ellos fuesen embargados. Y en su cumplimiento habiendo sido traídos a la cárcel pública de esta dicha villa de Anzuola, se les había recibido sus confesiones. Y habiendo visto dichas confesiones y lo pedido por ellas y demás autos, había proveído un auto con acuerdo del licenciado D. Antonio Azcue, su asesor, fuesen sueltas de la dicha prisión que estaban, dando las fianzas de estas  habiéndolas dado habían sido sueltas…”




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada